Ventajas y Desventajas de mezclar comida seca y húmeda para Perros

Existe todo tipo de opciones de comida para perros. Si entras a una tienda podrás encontrar desde comida fresca, congelada e incluso liofilizadas, pero las más comunes sin duda son la seca y la húmeda.

Algunos propietarios mezclan ambos tipos por diferentes motivos. Es importante conocer los beneficios que tienen cada una de ellas y si es cierto que mezclarlas puede anular dichos beneficios, si queremos proporcionarles la mejor dieta a nuestras mascotas.

¿Qué es la Comida Seca para Perros?

La comida seca para perros es la que contiene menos de un 11% de agua. La gran mayoría de alimentos para perro son secos, tienen una fecha de caducidad muy larga y se venden en grandes bolsas. Esos granos de pienso pueden contener carne seca, y obviamente su contenido en agua es mucho menor que la comida enlatada. Si te paseas por cualquier tienda de animales veras grandes bolsas de piensos de todos los tipos amontonados por el pasillo.  

Beneficios de la Comida para Perros Seca

La comida seca es mucho más económica, dura en buen estado mucho tiempo una vez abierta su bolsa, y es cómoda de proporcionar y almacenar. La comida seca además ayuda a mantener los dientes limpios al raspar la placa en el masticado.

Es de fácil acceso, no necesita ser almacenado en condiciones especiales al abrirlo (al contrario que una lata) y existe una gran multitud de opciones en función del tamaño del grano de pienso, la textura, el sabor y la capacidad de la bolsa.

¿Qué es la Comida para Perros Húmeda?

La comida húmeda para perros, por el contrario, es la que contiene más de 11% de agua, y se suele vender en bolsas, o más típicamente en latas. Puede tratarse de un paté o pasta, carne picada o trozos de carne, y suele venir en una salsa o caldo. Una vez se abre, se debe consumir rápidamente o guardar en un refrigerador para mantenerlo fresco.

Beneficios de la Comida para Perros Húmeda

La comida húmeda para perros suele ser más interesante o atractiva para los canes en comparación al pienso seco, sobre todo por su textura. Viene en diferentes sabores y tamaños. 

Esos perros que no tiene dientes, sufren de una boca sensible, necesitan alimentación con jeringa o están en proceso de destetarse, preferirán la comida húmeda.

Normalmente no requiere de mucho masticado para tragarla, por lo que es ideal para perros débiles o letárgicos, y es posible que le atraiga más a un animal quisquilloso. Algunas hasta pueden parecer comida para humanos, cosa que para algunos propietarios hace la tarea más agradable.

También es genial para perros que tienen dificultades tragando debido a problemas respiratorios. Se puede calentar para que sea aromática, cosa que atrae más la atención de un perro hambriento.

Pros y Contras de mezclar Comida para Perros Seca y Húmeda

A muchas personas les gusta mezclar ambos para añadir algo de variedad a la dieta de sus canes, y además esta práctica cuenta con diversos beneficios.

Mezclar ambos tipos es algo más rentable que basar el total de la dieta en comida húmeda, pero continúa siendo una opción apetitosa para esos perros quisquillosos. También colabora a mantener unos niveles de hidratación óptimos en nuestro perro, cosa que le beneficiará en diversos ámbitos y previene por ejemplo de patologías de riñón o vejiga.

Además, la mezcla conserva la textura crujiente del pienso seco, lo cual contribuye a mantener la salud de los dientes.

Contras de mezclar Comida Seca y Húmeda de Perro

Ya que la comida húmeda es más cara que la seca, mezclar ambas sube un poco el presupuesto de las comidas en comparación a las dietas puramente secas. Además, la húmeda se ha de conservar en el refrigerador al abrirla si no se usa todo el contenido. Estos productos son mucho más olorosos que los secos, generan más deshechos a base de pequeñas latitas y bolsas, y tiene menos beneficios para la salud dental de tu perro en comparación a la dieta estrictamente seca.  

Para acabar, si tu perro no vacía el plato en el transcurso de unas horas, esos granos secos de pienso se reblandecen, y los restos húmedos quedan secos y se pudren, con lo que al final se tienen que tirar las sobras.

No hay una opción superior a las demás en cuanto a la dieta de tu perro. El coste, el almacenamiento, la comodidad, los problemas médicos, las restricciones físicas y los gustos particulares de cada can, juegan un papel importante a la hora de decidir si alimentar a tu perro con comida seca, húmeda o con una mezcla de ambas.